Desde la Alianza Argentina de Pacientes – ALAPA, nos manifestamos en relación a que el ciclo lectivo escolar 2021 pretenda ser presencial desestimando el riesgo que el contagio potencial de COVID19 implica para la salud de los alumnos, los profesores, el personal no docente y todas sus familias.

 

La pandemia no terminó ni está por terminar.

 

Creemos, como las autoridades sanitarias alemanas, que la escolaridad debe volver cuando haya posibilidad de garantizar que el sistema completo (incluyendo transporte, comedores, establecimientos y resto de prácticas involucradas) sea seguro para todas las partes.

 

Los chicos no pueden garantizar de ningún modo el DISPO (distanciamiento social, preventivo y obligatorio). Menos aún en el caso de alumnos con discapacidad.

 

Todas las actividades esenciales que puedan realizarse virtualmente, deberían realizarse virtualmente. Así deberá ser hasta que la vacunación masiva sea un hecho.

 

La educación es sagrada, ya hemos visto que podemos garantizarla.

Para que haya educación necesitamos estar vivos.

Open chat