Síndrome de Postpolio

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE POSTPOLIO?

El síndrome postpolio o sídromepostpoliomielitis es una condición que afecta aproximadamente al 80-90% de las personas que sobreviven a la poliomielitis — infección viral que afecta al sistema nervioso. Típicamente los síntomas aparecen 15-30 o 40 años después de la parálisis inicial, en edades comprendidas entre 15 y 60 años. Los síntomas más característicos son debilidad muscular, dolor muscular,  fatiga y agotamiento general con mínima actividad, insomnio, dificultad para respirar o tragar. Los mismos síntomas pueden ocurrir también años después de una poliomielitis no-paralítica.

 

Signos y síntomas

Después de un período de estabilidad prolongada los pacientes comienzan a tener nuevos signos y síntomas.

Algunos signos y síntomas frecuentes del síndrome pospoliomielítico que aparecen de forma progresiva:

  • Debilidad y dolor progresivos en músculos y articulaciones.
  • Fatiga y agotamiento general con mínima actividad.
  • Atrofia muscular en miembros que fueron originalmente afectados o en miembros que, luego de la enfermedad aguda, no parecían haber sido afectados.
  • Dificultad para respirar.
  • Trastornos respiratorios relacionados con el sueño, como apnea del sueño.
  • Disminución de la tolerancia a las bajas temperaturas.
  • Perdida del equilibrio, caídas frecuentes.
  • Osteoporosis (fragilidad de los huesos).
  • Nuevos signos de atrofia.
  • Disfagia (dificultades al tragar).
  • Poca resistencia al estrés.
  • Dificultades en la capacidad de concentración y memoria.
  • Problemas circulatorios.
  • Problemas intestinales y de incontinencia urinaria.
  • Disfunción sexual.

 

En la mayoría de las personas, el síndrome pospoliomielítico tiende a avanzar lentamente, con nuevos signos y síntomas seguidos de períodos de estabilidad seguidos por períodos de pérdida de capacidad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria

 

Cuándo consultar al médico

Si tienes un aumento de debilidad o fatiga, consulta al médico. Es importante descartar otras causas de tus signos y síntomas y determinar si tienes síndrome pospoliomielítico.

 

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar los riesgos de padecer síndrome pospoliomielítico comprenden:

Gravedad de la infección poliomielítica inicial. Cuanto más grave haya sido la infección inicial, más probable será que tengas signos y síntomas de síndrome pospoliomielítico.

Edad al comienzo de la enfermedad inicial. Si contrajiste poliomielitis de adolescente o adulto, y no en la infancia, tienes más probabilidades de presentar síndrome pospoliomielítico.

Recuperación. Cuanto mayor es la recuperación después de la poliomielitis aguda, más probable parece ser que se presente el síndrome pospoliomielítico, tal vez debido a que una mayor recuperación significa presión adicional en las neuronas motoras.

Actividad física excesiva. Si sueles realizar actividad física hasta el punto del agotamiento o la fatiga, esto puede hacer trabajar demasiado las neuronas motoras ya sobrecargadas e incrementar el riesgo de padecer síndrome pospoliomielítico.

 

Complicaciones

El síndrome pospoliomielítico raramente pone en riesgo la vida, pero una debilidad muscular grave puede provocar las siguientes complicaciones:

  • Caídas. La debilidad en los músculos de las piernas hace más fácil que pierdas el equilibrio y te caigas. Podrías fracturarte un hueso, como la cadera, lo que generaría otras complicaciones.
  • Malnutrición, deshidratación y neumonía. Las personas que tuvieron poliomielitis bulbar, que afecta a los nervios que conducen a los músculos de masticar o tragar, generalmente tienen dificultad con estas actividades y tienen otros signos del síndrome pospoliomielítico.
  • Los problemas de masticación o deglución pueden llevar a una nutrición inadecuada y a la deshidratación, así como también a una neumonía por aspiración, que sucede cuando se inhalan partículas de comida en los pulmones (aspiración).
  • Insuficiencia respiratoria crónica. La debilidad en el diafragma y en los músculos del tórax hace que sea más difícil respirar profundo y toser, lo que finalmente puede provocar la acumulación de líquido y mucosidad en los pulmones.
  • La obesidad, el tabaquismo, la desviación de la columna vertebral, la anestesia, la inmovilidad prolongada y ciertos medicamentos pueden disminuir aún más la capacidad de respirar, lo que posiblemente genere (virus de la inmunodeficiencia respiratoria aguda). Es posible que necesites un tratamiento para ayudarte a respirar (terapia de ventilación).
  • Osteoporosis. La inactividad e inmovilidad prolongadas generalmente están acompañadas por la pérdida de densidad ósea y la osteoporosis en hombres y mujeres. Si padeces síndrome pospoliomielítico, habla con el médico para ver si necesitas una densitometría.

 

Testimonio de Nora Kamenecky, sobreviviente de poliomielitis y médica psiquiatra:

TRATAMIENTOS DISPONIBLES EN LA ARGENTINA

No hay un tratamiento único para los diversos signos y síntomas del síndrome postpoliomielitis. El objetivo del tratamiento es controlar  tus síntomas y ayudarte a que te sientas lo más cómodo e independiente posible: Conservación de energía.

 En Argentina desde APPA Asociación Polio-postpolio Argentina buscamos que se implemente un lugar físico y un equipo interdisciplinario de profesionales idóneos que sepan qué es la poliomielitis y el Síndrome de Post-polio, se investigue las causas y se encuentre una solucion o al menos un alivio al SPP.

Más información sobre Polio Postpolio
APPA ASOCIACION POLIO POSTPOLIO ARGENTINA

Celular: 1560255575

Correo: poliopostpolioargentina@yahoo.com.ar

Blog: asociacionpolio-postpolioargentina.blogspot.com

Facebook: Poliomielitis Sindrome Postpolio Argentina

Open chat