Dermatitis Atópica

¿QUÉ ES LA DERMATITIS ATÓPICA?

Es una enfermedad inflamatoria crónica y recidivante que afecta notablemente la calidad de vida. Es muy frecuente en la infancia, pero también puede afectar a adolescentes y adultos. Se caracteriza por la presencia de piel seca, con picazón constante y con tendencia a tener eccemas.
Cursa con períodos de brotes y remisiones.

 

Es una enfermedad inflamatoria heterogénea con base genética. No contagiosa.

Entre los genes más frecuentemente mutados en estos pacientes están los que les producen una alteración en la barrera cutánea y los que favorecen la activación de células y moléculas que producen una inflamación exagerada ante distintos estímulos. 

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y lo cubre completamente. Protege contra el calor, la luz, las lesiones y las infecciones, como así también: 

  • Regula la temperatura del cuerpo
  • Almacena agua y grasa
  • Es un órgano sensorial
  • Impide la pérdida de agua
  • Impide el ingreso de bacterias

 

Síntomas de la dermatitis atópica

Una piel con dermatitis atópica se caracteriza por ser:

  • Seca
  • Áspera
  • Escamosa
  • Lastimada
  • Erosionada
  • Enrojecida
  • Con PICAZÓN CONSTANTE.

 

En una piel normal, el agua se evapora poco, se mantiene hidratada y cumpliendo su función de barrera impidiendo la entrada de los alérgenos, mientras que una piel atópica no desempeña su función de protección ya que, al dejar escapar demasiada agua, se seca y quiebra facilitando el ingreso de alérgenos. Deja de cumplir su función barrera. Todo esto puede desencadenar una reacción inflamatoria e infecciosa.

 

Causas

La dermatitis atópica es multifactorial

  1. PREDISPOSICIÓN GENÉTICA: La piel es una barrera de defensa formada por proteínas. La alteración de los genes responsables de estas proteínas podría alterar la estructura de la piel haciéndola vulnerable.
    Muchos pacientes tienen una historia familiar positiva de atopia. La influencia genética es compleja, siendo el componente materno el más importante.
  2. FACTORES AMBIENTALES: Se han identificado los vínculos entre el entorno en el que vive una persona y el riesgo de desarrollar la enfermedad.
  3. FACTORES INMUNOLÓGICOS: No se conoce la causa exacta de la dermatitis atópica pero las últimas investigaciones muestran que cuando una sustancia desde dentro o fuera del cuerpo desencadena en el sistema inmunológico una respuesta, este reacciona de forma exagerada y produce inflamación. Es esta inflamación la que hace que la piel se ponga roja, irritable y con picazón.
  4. ALTERACIONES EN LA FUNCIÓN BARRERA: Durante la última década se ha sabido que el eccema está asociado con una falta genética de filagrina (proteína agregadora de filamentos) en la piel. Esta proteína ayuda a formar células individuales de la piel y desempeña un papel importante en la función de barrera de nuestra piel. 

 

El impacto emocional y psicológico de esta enfermedad

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y es nuestra carta de presentación ante los demás. Es nuestro principal órgano de relación y tiene importancia en la socialización durante toda nuestra vida. 

¿Qué pasa cuando esa piel, esa que nos representa y con la cual sentimos, se encuentra alterada? La piel, en un paciente de dermatitis atópica, puede pasar a convertirse en una barrera social y afectar a su calidad de vida.

Debido a la constante picazón provoca trastornos del sueño y anímicos: Los pacientes pueden sentirse irritables, cansados, con problemas de concentración, de mal humor. Retomar las actividades al día siguiente se vuelven el doble de desgastantes: acudir al trabajo, asistir a la escuela, atender las actividades diarias, o de cuidado y atención de otros miembros de la familia.

En los niños, es esperable observar cierta hiperactividad. El prurito constante altera lo conductual.  Pueden estar desatentos en la escuela dado el mal descanso que tuvieron, y tener problemas de concentración por la picazón constante, lo que conlleva a dificultades en el rendimiento escolar. 

Un problema que no se puede dejar de lado es el bullying. Existe la falsa creencia de que la dermatitis atópica es contagiosa.  Las lesiones pueden abarcar zonas extensas de la piel y ser visible a los demás, siendo blanco de burlas, hostigamiento y discriminación. Situación que en la adolescencia se vuelve relevante, ya que este sentimiento de vergüenza los lleva a aislarse y alejarse de sus pares, por el temor a la burla y el rechazo.

Las comorbilidades que suelen aparecer en pacientes con dermatitis atópica son: asma, alergias, rinoconjuntivitis, entre otras. Esto genera, de igual modo, un desgaste emocional por estar pendiente de tantos cuidados.

El factor económico también debe ser considerado ya que si bien es una enfermedad crónica no tiene cobertura del tratamiento base.

La atención y abordaje integral es un factor fundamental en el tratamiento de esta enfermedad. El trabajo interdisciplinario con esta población ya sea con el paciente como con su grupo familiar, les posibilitará de recursos y herramientas para aceptarla, aprender a convivir con ella y empoderarse en su tratamiento. 

TRATAMIENTOS

CREMAS HIDRATANTES O EMOLIENTES, BASE DEL TRATAMIENTO

La piel se deshidrata por un aumento de la pérdida transdérmica de agua. Al aplicar los emolientes impermeabilizamos la piel y evitamos esa pérdida de agua mejorando sus funciones. Respecto a las características de esas cremas emolientes se recomienda que sean ricas en ácidos grasos esenciales y que incluyan productos que colaboren en disminuir la inflamación, la picazón y que eviten la sobreinfección bacteriana.

Las fórmulas utilizadas deben ser específicas para Dermatitis Atópica ya que hay estudios que demuestran la eficacia en la patología para evitar o alargar en el tiempo los brotes.

Lamentablemente no existe la manera de saber qué crema nos va mejor…se trata de ir probando para encontrar la adecuada para nuestra piel.

 

CORTICOIDES 

Estos medicamentos se aplican en el área afectada de la piel para ayudar a aliviar el enrojecimiento, la erupción, y la picazón. Bien empleados consiguen un control muy satisfactorio del brote en la mayoría de los casos.
Existen distintos tipos de corticoides, con diferente potencia y formas de presentación. Por eso es muy importante que la indicación para su uso sea realizada por un especialista, que elija el medicamento adecuado para cada situación.

 

INHIBIDORES DE LA CALCINEURINA 

Los inhibidores tópicos de la calcineurina (TCI) son medicamentos no esteroideos que se aplican a las partes de la piel afectadas por el eccema, funcionan impidiendo que una parte del sistema inmunitario se active y provoque los síntomas de enrojecimiento y picazón.

ANTIHISTAMÍNICOS

Los antihistamínicos orales, especialmente los de primera generación, que poseen un efecto sedante, son de utilidad en algunos casos en los que pueden ayudar a controlar la sensación de picazón y mejorar la calidad del sueño.

 

CORTICOIDES ORALES

Los corticoides orales sólo estarían recomendados para ser utilizados en casos rebeldes a los tratamientos anteriores y durante periodos cortos de tiempo. Su uso prolongado y sin supervisión médica se encuentra asociado a efectos adversos severos.

 

INMUNOSUPRESORES

Si bien no se conoce la causa exacta de la Dermatitis Atópica, los investigadores entienden que el sistema inmunológico está involucrado y reacciona de forma exagerada produciendo inflamación, lo que conduce a síntomas como picazón, enrojecimiento y problemas en la barrera cutánea.
Los inmunosupresores se prescriben para la dermatitis atópica moderada a grave en niños y adultos.
Estos fármacos ayudan a controlar o suprimir el sistema inmunológico modulando su actividad para disminuir los síntomas. Sólo deben ser utilizados bajo indicación y supervisión de médicos especialistas. Los clásicos son la ciclosporina, el metotrexato, la azatioprina y el micofenolato mofetil.

FOTOTERAPIA

En la fototerapia, se utiliza una máquina con tubos especiales que emiten luz ultravioleta B (UVB) de banda estrecha o luz ultravioleta de tipo A. Estas luces, tienen efectos beneficiosos sobre la piel atópica, ayudan a reducir la picazón y la inflamación, a aumentar la producción de vitamina D y de los sistemas que combaten las bacterias en la piel.
La fototerapia se usa para el eccema que se encuentra extendido o en todo el cuerpo (generalizado) o para el eczema localizado (como las manos y los pies) que no ha mejorado con los tratamientos tópicos.

BIOLÓGICO

Desde el 2019 está aprobado en nuestro país el DUPILUMAB. Se encuentra indicado para pacientes con DA moderada a severa que no lograron mejoría con los tratamientos anteriores.

Esta nueva medicación ayuda a controlar la alteración inmunológica de los pacientes de manera más específica. Por lo tanto, disminuye la inflamación de la piel sin alterar las funciones de las defensas.

Más información sobre Dermatitis Atópica
ASOCIACIÓN CIVIL DE DERMATITIS ATÓPICA ARGENTINA

Correo: info@asociacionadar.com / pacientes.adar@gmail.com

Teléfono de contacto: 1155825146 / 1153317632

Facebook: Asociación de Dermatitis Atópica Argentina

Instagram: @adar_oficial

Twitter: @ADAR_oficial

Linkedin: ADAR Asociación Dermatitis Atópica Argentina

YouTube: Asociación de Dermatitis Atópica Argentina

14 de Septiembre – Día Mundial de la Dermatitis Atópica

Open chat